Páginas vistas en total

lunes, 24 de julio de 2017

El pangolín, en grave riesgo de extinción









Se trata del primer estudio que muestra los verdaderos problemas a los que se enfrentan los mamíferos más traficados del mundo.

Los pangolines, unos curiosos animales con aspecto de oso hormiguero y el cuerpo cubierto de grandes escamas, habitan las zonas tropicales de Asia y de África. Desde hace años se encuentran en riesgo, debido a que su carne es considerada una delicatessen en zonas como China y atribuyen propiedades medicinales a sus escamas.

Ahora, un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Sussex (Reino Unido) revela que la amenaza es mucho peor, pues la caza de pangolines ha aumentado un 150% en los bosques de África central desde 1970 a 2014, lo que pone en grave riesgo de extinción a esta especie.

Es el primer estudio de este tipo que muestra la verdadera escala de la explotación local del pangolín en todo el continente. Según los datos del equipo internacional de investigación, 2,7 millones de pangolines son cazados anualmente en los bosques de Camerún, Guinea Ecuatorial, Gabón, República Democrática del Congo y República del Congo.

El pangolín es el mamífero más comercializado ilegalmente del mundo
Los científicos utilizaron datos de 113 zonas de 14 países africanos para estimar la caza anual total de pangolines. Actualmente y, por desgracia para estos animales, la carne y escamas del pangolín son más solicitadas incluso que el marfil de los elefantes. A esto hay que sumarle que los pangolines se reproducen lentamente, pues la hembra suele parir una sola cría.

"Nuestro nuevo estudio muestra que los pangolins africanos están en riesgo, ahora tenemos la oportunidad de asegurar que estas especies no sigan las severas caídas de los pangolines asiáticos. Si no actuamos ahora para comprender y proteger mejor a estos carismáticos animales, podemos perderlos en el futuro", explica Daniel Ingram, líder del trabajo que publica Conservation Letters.

Los investigadores han encontrado trampas para capturar pangolines en todo África central, a pesar de que la práctica es ilegal en la mayoría de estos países. El precio de mercado ha subido casi 6 veces desde 1990 a pesar de ser un animal protegido.

El resultado de esta combinación es que la realidad es mucho más dura, cruel y preocupante de lo que pensábamos.

Los autores piden a los gobiernos de todo el continente que aumenten la presión para que se cumplan las prohibiciones comerciales internacionales, emprendan programas educativos y de divulgación y monitoreen las poblaciones de pangolines para evitar que en el futuro acaben desapareciendo como ya ha pasado con otras especies.

"Comparado con otras especies, se sabe relativamente poco acerca de los pangolines africanos. Con el aumento de la caza, es crucial investigar cómo se vincula con el comercio ilegal de vida silvestre. El compromiso de los gobiernos y la población local será fundamental para la conservación de los pangolines africanos", sentencia Ingram.

"La recopilación de datos de estudios locales recabados por cientos de investigadores nos permite proporcionar
información vital sobre la explotación regional de los pangolines africanos en un momento crítico para la supervivencia de estas especies. Reunir estos estudios individuales nos permite ver el panorama más amplio que puede ayudar a la política de conservación y proporcionar evidencias a los gobiernos de todo el mundo que requieren tomar medidas para utilizar los recursos naturales de manera más sostenible", concluye Jörn Scharlemann, coautor del estudio.

Referencia: Assessing Africa-Wide Pangolin Exploitation by Scaling Local Data. Conservation Letters. 2017. DOI: 10.1111/conl.12339

jueves, 13 de julio de 2017

Prelude to Global Extinction

La Tierra, en el preludio de su sexta extinción masiva


Un estudio muestra cómo el impacto humano está provocando un drástico descenso de las poblaciones de especies animales en todo el planeta 


J. DE J. Madrid - Actualizado: Guardado en: Ciencia 
 
 Hace un par de años, un amplio grupo de investigadores de universidades e instituciones científicas de distintos países advertía en la prestigiosa revista Science de que la Tierra ha entrado en una era de extinción masiva sin precedentes desde que los dinosaurios desaparecieron hace unos 66 millones de años, cuando un gran meteorito golpeó lo que hoy es la península del Yucatán en México. Pero esta vez, la sexta en toda la historia del planeta, es el ser humano el que está provocando la gran destrucción. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el fantasma de la extinción se aparece al 41% de todas las especies de anfibios y al 26% de todos los mamíferos debido a la pérdida de hábitat, la sobreexplotación, los organismos invasivos, la contaminación y el cambio climático.
Dos especies de vertebrados se extinguen cada año como promedio, pero nadie se pone de luto porque el cachorrito enano de Potosí ya no se encuentre en la naturaleza. Investigadores de la Universidad de Stanford en EE.UU. y la Nacional Autónoma de México creen que mucha gente no se da cuenta de la amenaza que supone la pérdida de biodiversidad porque no afecta directamente a sus vidas o creen que no es para tanto. Por ese motivo, han publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) un estudio que mira más allá de las extinciones puntuales de especies para proporcionar una imagen clara de cuáles son las poblaciones animales que descienden en todo el mundo. Y la conclusiones son aterradoras.
«Es una aniquilación biológica que ocurre a nivel mundial, aunque las especies a las que pertenecen estas poblaciones todavía están presentes en algún lugar de la Tierra», dice Rodolfo Dirzo, profesor de biología en Stanford y coautor del estudio.
Los investigadores recogieron datos de 27.600 especies de aves, anfibios, mamíferos y reptiles -una muestra que representa casi la mitad de las especies de vertebrados terrestres conocidas- y de 177 mamíferos bien estudiados entre 1990 y 2015.
El estudio encontró que más del 30% de las especies de vertebrados está disminuyendo en tamaño de población y rango geográfico. De entre los mamíferos, todos han perdido el 30% o más de sus hábitats y casi la mitad ha perdido más del 80%. Las regiones tropicales han tenido el mayor número de especies decrecientes, mientras que las regiones templadas han visto proporciones similares o mayores. Los mamíferos del sur y sudeste de Asia, donde todas las especies grandes de mamíferos analizados han perdido más del 80% de sus rangos geográficos, han sido especialmente afectados.
Los mapas del estudio sugieren que hasta el 50% del número de animales que una vez compartieron la Tierra han desaparecido, al igual que miles de millones de poblaciones de animales. Esto equivale a «una erosión masiva de la mayor diversidad biológica en la historia de la Tierra», escriben los autores.
«La pérdida masiva de poblaciones y especies refleja nuestra falta de empatía con todas las especies silvestres que han sido nuestros compañeros desde nuestros orígenes», dice el autor principal del estudio, Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México. «Es un preludio a la desaparición de muchas más especies y al declive de los sistemas naturales que hacen posible la civilización».

Superpoblación humana y consumo excesivo

¿Por qué es importante la pérdida de poblaciones y de diversidad biológica? Aparte de ser lo que los científicos llaman un preludio a la extinción de especies, «las pérdidas nos roban servicios cruciales como la polinización de las abejas, el control de plagas y la purificación de los humedales», explican los investigadores. «También perdemos intrincadas redes ecológicas que involucran animales, plantas y microorganismos, lo que conduce a ecosistemas menos resistentes y lagunas de información genética que pueden resultar vitales para la supervivencia de las especies en un entorno mundial que cambia rápidamente».
«Tristemente, nuestros descendientes también tendrán que prescindir de los placeres estéticos y las fuentes de imaginación proporcionados por nuestros únicos homólogos vivos conocidos en el universo», dice Paul Ehrlich, de Stanford.
Mientras tanto, continúan los autores, el alcance general de las pérdidas de población deja claro que el mundo no puede esperar para abordar el daño a la biodiversidad. Por ese motivo, piden restricciones sobre los impulsores básicos de la extinción -la superpoblación humana y el consumo excesivo- y desafían a la sociedad a alejarse de «la ficción de que el crecimiento perpetuo puede ocurrir en un planeta finito».

lunes, 10 de julio de 2017

El orangután de Borneo ha perdido a la cuarta parte de su población en una década


Natural - Biodiversidad

El orangután de Borneo ha perdido a la cuarta parte de su población en una década

Un declive que los investigadores consideran «alarmante» dado el actual estado de conservación de la especie, en peligro crítico de extinción
- ABCSERVIMEDIA - Natural Biodiversidad
El orangután de Borneo, que es endémico de la isla de Borneo (administrada por Indonesia, Malasia y Brunei) y se trata de una de las dos grandes especies de simios que viven en Asia, ha perdido un 25% de su población en los últimos 10 años, un declive que los investigadores consideran «alarmante». Así lo afirma un equipo internacional de 47 científicos -en su mayoría de Indonesia, pero también de Alemania, Australia, Canadá, Estados Unidos, Malasia, Reino Unido y Suiza- en un estudio publicado en la revista Scientific Reports.
Las principales amenazas son la agricultura, el cambio climático y la caza
Para realizar ese análisis demográfico del orangután de Borneo (Pongo pygmaeus), que está actualmente clasificado como especie en peligro crítico de extinción, los investigadores combinaron estudios con helicópteros y a pie de terreno, entrevistas con comunidades locales y técnicas de modelado. Este enfoque metodológico mejora investigaciones anteriores porque las estimaciones a pie de campo suelen estar restringidas a pequeñas áreas geográficas, se realizan en periodos cortos y emplean una amplia gama de protocolos de encuestas.
El estudio no incluye cifras de población de orangutanes de Borneo, sino una estimación de individuos, e indica que la densidad de estos animales entre 1997 y 2002 era de 15 individuos por cada 100 kilómetros cuadrados, cantidad que ha descendido a 10 individuos entre 2009 y 2015.

Intervenciones específicas

En todo ese periodo de análisis, la región con mayor cantidad de estos primates es Kalimantan Central, seguida de Sabah, Kalimantan Occidental, Kalimantan Oriental, Sarawak y Kaimantan Septentrional.
Los investigadores aseguran que las tasas de supervivencia del orangután de Borneo son más bajas en zonas con precipitaciones intermedias, donde influyen las relaciones complejas entre la fertilidad del suelo, la productividad agrícola y los patrones de asentamiento humano. Esas áreas también tienen las mayores amenazas de conflicto entre humanos y vida silvestre.
Las tasas de supervivencia son más bajas en lugares donde las áreas forestales circundantes se han convertido en terreno para la agricultura industrial, por lo que los investigadores proponen intervenciones específicas de gestión debido a que las principales amenazas del orangután de Borneo son la agricultura, el cambio climático y la caza furtiva.

miércoles, 28 de junio de 2017

Diez especies salvadas de la extinción: del caballo mongol al ñu azul


Las iniciativas conservacionistas han puesto fuera de peligros a varios animales, pero muchos otros siguen amenazados.  

23 enero, 2017
Laura Chaparro laura_chaparro 
 
Primero fue la jirafa y después, el guepardo. Dos de las especies más icónicas del planeta han lanzado un mensaje de SOS: o las protegemos o van a desaparecer. Hace unas semanas, un estudio publicado en la revista PNAS alertaba de que sólo quedan 7.100 guepardos (Acinonyx jubatus) en todo el mundo.
La situación de la jirafa (Giraffa camelopardalis) no es mucho mejor, pues su población ha caído alrededor de un 40% desde 1985, según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés). Ambos animales están incluidos en la Lista Roja de Especies Amenazadas que elabora esta organización, autoridad mundial en la protección de la biodiversidad.
Los expertos piden a la IUCN que revise la situación del guepardo y lo catalogue como "en peligro", pues ha empeorado su actual posición de "vulnerable", una categoría a la que ha ascendido la jirafa, que partía de un estado de preocupación menor.
La pregunta es, ¿sirven realmente estos esfuerzos proteccionistas para evitar que se extingan las especies? Tras analizar diferentes clasificaciones internacionales y consultar con científicos, en EL ESPAÑOL hemos elaborado una lista de diez especies cuya población ha mejorado e incluso se ha salvado de un final fatal gracias a las medidas de protección.

"¿Cómo sería el mundo si no tomáramos medidas conservacionistas? La respuesta es que, aunque la biodiversidad esté disminuyendo por todo tipo de presiones, la situación sería mucho peor si no hubiéramos hecho nada", asegura a este diario Michael Hoffmann, miembro de la Comisión de Supervivencia de Especies de la IUCN.

La ballena gris

Desde hace unas décadas, este gigante marino surca la costa norteamericana del Pacífico sin miedo a ser arponeado por los buques balleneros. La regulación de la caza comercial ha conseguido que la ballena gris (Eschrichtius robustus) pase de ser una especie en peligro de extinción a estar catalogada por la IUCN como "preocupación menor".
"La decisión se tomó, en parte, porque la población ha crecido continuamente hasta alcanzar su presunto tamaño original, previo a la era de la caza ballenera", explica a EL ESPAÑOL Manolo Castellote, investigador en el Laboratorio de Mamíferos Marinos de la Administración Nacional y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés). Según datos de esta agencia científica, la población de la costa norteamericana crece a un ritmo del 2,5% y se sitúa en torno a los 26.600 ejemplares.
Sin embargo, el biólogo marino recuerda que, aunque esta población (la del Pacífico noreste) haya conseguido salir de la lista crítica, las ballenas grises del Pacífico noroeste (la costa asiática) siguen en grave peligro de extinción, pues apenas quedan 100.
La principal amenaza de estos cetáceos –que pueden llegar a medir 15 metros de longitud y pesar 35.000 kilogramos– son los choques con los buques mercantes. "Parece que la ballena gris no es lo suficientemente ágil como para evitar la colisión, algo que puede estar relacionado con un aumento del ruido ambiente general debido al aumento del tráfico marítimo, que dificulta a las ballenas localizar el buque en rumbo de colisión", baraja Castellote.

El lince ibérico

Hace 15 años, apenas quedaban un centenar de linces ibéricos (Lynx pardinus) en libertad. El año pasado, la población ascendió hasta 440 según datos de Life+Iberlince. Un crecimiento sostenido que ha conseguido sacar a la especie del nivel "en peligro crítico". Hoy se encuentra en la categoría "en peligro".
"Podemos decir que la especie ha salido de la UCI pero está ingresada en planta y mantiene la gravedad, aunque evoluciona favorablemente", señala a EL ESPAÑOL José A. Godoy, investigador científico de la Estación Biológica de Doñana (CSIC).
En 2002, los ejemplares –que fundamentalmente se reparten entre Sierra Morena y Doñana– vivieron su momento más crítico, al borde de la extinción. El esfuerzo de las administraciones autonómicas y estatales, con el asesoramiento científico y el apoyo económico, sobre todo por parte de la Unión

Europea (con sus proyectos LIFE), consiguieron salvar a la especie de un destino fatal.
Entre las medidas que se llevaron a cabo destaca el programa de conservación ex situ, con el que se consiguió que nacieran los primeros linces en cautividad en 2006. "La viabilidad de la especie está lejos de ser asegurada y va a depender del éxito de las reintroducciones en marcha, es decir, de que estas poblaciones se establezcan, crezcan rápidamente y consigan conectar entre sí", apunta Godoy.

 

El oso panda gigante

El año pasado, el oso panda gigante (Ailuropoda melanoleuca) logró pasar de estar catalogado como "en peligro" a "vulnerable". Según los datos de la IUCN actualmente existen unos 1.864 ejemplares. Una buena noticia porque significa que su población se está recuperando, pero no lo suficiente como para no estar vigilada.
"El hecho de que la especie haya descendido de categoría supone un avance y que el riesgo de extinción sea menor", comenta a EL ESPAÑOL Luis Suárez, responsable de Especies en WWF. "Pero la situación sigue siendo de cierta preocupación puesto que el total de pandas en estado salvaje sigue siendo bajo, su población sigue estando fragmentada y, en parte, vive en zonas no protegidas", añade.
La reforestación y la protección de los bosques chinos en los que habita, junto a los esfuerzos del gigante asiático por proteger a la especie han dado sus frutos, pero no serán suficientes de cara al futuro. En los próximos 80 años el cambio climático acabará con el 35% de los bosques de bambú en los que vive el mamífero. Y no es su única amenaza.
"Un tercio de la población habita en zonas que no cuentan con ningún tipo de protección. Esto unido a la fragmentación del territorio y al hecho de que la especie depende de los bosques de bambú donde se alimenta hace que su futuro sea aún incierto", alerta Suárez.

El águila imperial ibérica

En nuestros cielos tenemos la suerte de poder contemplar el majestuoso vuelo del águila imperial ibérica (Aquila adalberti). Tras muchos esfuerzos de las organizaciones conservacionistas, autoridades nacionales y autonómicas, la especie ha pasado de estar "en peligro" a ser "vulnerable".
"Aunque todavía no podemos decir que haya salido del riesgo de extinción, el número de parejas reproductoras ha mejorado sensiblemente a más de 400 y ha aumentado su área de distribución en la península ibérica, llegando a criar ya en Portugal", destaca a EL ESPAÑOL Nicolás López-Jiménez, responsable de Especies Amenazadas de SEO/BirdLife.
Esta rapaz, endémica de la península, habita en la zona suroccidental, sobre todo en sierras con formaciones de monte mediterráneo y, en menor medida, en pinares del Sistema Central. Entre 2001 y 2012 la población española se calcula que creció un 135% según datos de BirdLife Internacional.
Sus principales amenazas son las electrocuciones por el tendido eléctrico y el veneno, las dos causas más importantes de muerte no natural. "Se sigue viendo afectada por las electrocuciones y envenenamientos pero su población ha dejado de descender para experimentar un ligero aumento después de años y muchos esfuerzos", alienta López-Jiménez.

 

El rinoceronte de Java

Nadie sabe a ciencia cierta cuántos rinocerontes de Java (Rhinoceros sondaicus) quedan en el mundo. Algunas estimaciones calculan que podrían rondar los 70, una cifra bajísima que provoca que la especie esté catalogada como "en peligro crítico". A pesar de su trágica situación la buena noticia es que no se ha extinguido, algo que habría ocurrido si no llega a protegerse. Así lo revela un estudio publicado en la revista Conservation Biology.
"Nuestra investigación muestra que sin medidas conservacionistas cerca de 150 ungulados habrían retrocedido una categoría en la Lista Roja de la IUCN entre 1996 y 2008", declara a EL ESPAÑOL Michael Hoffmann, miembro de la Comisión de Supervivencia de Especies de la IUCN y autor principal del trabajo.
De las especies destacan seis que se habrían extinguido, entre ellas el rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis) y el de Java. De hecho, en Vietnam, uno de los lugares donde habitaba este último, los expertos creen que ya ha desaparecido. Según el estudio, en la primera década del 2000 cesaron los esfuerzos conservacionistas para proteger a la especie en el país, lo que podría haber acabado con su población en esa región.
La principal amenaza a la que se enfrentan los rinocerontes son los cazadores furtivos, que aniquilan a los ejemplares para llevarse su preciado cuerno, muy demandado en el mercado asiático. "Herramientas como la Lista Roja nos ayudan a dar forma a las políticas, identificar hábitats y lugares clave para las especies, recaudar fondos y monitorizar nuestras intervenciones", afirma Hoffmann.


El ñu azul
Aunque hoy el ñu azul (Connochaetes taurinus) parece estar lejos de la extinción –está catalogado como especie de "preocupación menor"–, los científicos aseguran que si no se hubieran llevado a cabo medidas para protegerlo, correría un peligro crítico.
"La conservación también sirve para proteger a especies más comunes como el ñu azul, con ejemplares abundantes y amplia distribución", mantiene Hoffmann. Los esfuerzos proteccionistas, centrados sobre todo en los parques de Serengueti (Tanzania) y Mara (Kenia), donde habitan la mayor parte de los ejemplares, han sido decisivos.
Así, la construcción de caminos para modificar su migración y el aumento del control sobre la caza han dado sus frutos. Se calcula que hoy en día existen más de un millón y medio de estos ungulados.

El milano real

Esta rapaz también es habitual en nuestros cielos. Catalogada como "casi amenazada", desde SEO/BirdLife nos traen buenas noticias. "En el último censo nacional que hemos coordinado pudo comprobarse una ligera recuperación de la población", destaca López-Jiménez.
En los últimos años, el milano real (Milvus milvus) había experimentado un gran declive, de más del 50% de la población según el experto. A pesar de su incipiente mejoría, sigue teniendo amenazas, similares a las del águila imperial ibérica, es decir, envenenamientos y electrocuciones.
"En algunas comunidades autónomas se ha recuperado ligeramente mientras que en otras, ha desaparecido", advierte López-Jiménez. Según datos de BirdLife Internacional se calcula que existen entre 25.200 y 33.400 parejas de milanos reales.


El órix

Conocido como órix u órice de Arabia (Oryx leucoryx) este animal llegó a extinguirse en estado salvaje, puesto que los últimos ejemplares fueron cazados en Omán en la década de los setenta. Sin embargo, el éxito de la cría en cautividad y los esfuerzos por reintroducir a la especie en su hábitat desde principios de los ochenta han conseguido salvarla de la extinción. Hoy su estado es "vulnerable".
Aunque el grueso de su población, situado en Arabia Saudí, cayó entre 1998 y 2008 por culpa de la sequía, su número se ha estabilizado. Se estima que se han reintroducido alrededor de mil ejemplares.
En estos momentos, la población se mantiene estable e incluso está creciendo en algunos lugares, especialmente a medida que se van reintroduciendo nuevos animales. En cautividad viven entre 6.000  y 7.000 órix.
 

El caballo salvaje mongol

En 1996, el caballo de Przewalski (Equus ferus) se dio por desaparecido en estado salvaje. Sorprendentemente, 12 años más tarde apareció un equino maduro de esta especie en su hábitat natural, por lo que la IUCN lo recatalogó como "en peligro crítico". Hoy su situación ha mejorado levemente y se encuentra "en peligro".
Gracias al éxito de las reintroducciones, en la actualidad existen más de 50 ejemplares viviendo en libertad, una cifra baja que obliga a vigilar la especie muy de cerca. Su cruce con los caballos domésticos, las enfermedades y la pérdida de su diversidad genética amenazan su futuro más inmediato.
Además, al ser tan pocos ejemplares, son muy vulnerables a eventos atmosféricos severos, habituales en las regiones mongolas en las que habitan, con inviernos que llegan a alcanzar los treinta grados bajo cero.

 

La rata arquitecto

Es una superviviente. La rata arquitecto (Leporillus conditor) se ha quedado sin parientes cercanos puesto que su prima, la conocida como rata nidificante menor de Australia (Leporillus apicalis), se ha extinguido.
La rata arquitecto –que se llama así por su habilidad para construir nidos– no parece peligrar en estos momentos, ya que su estado ha pasado de "vulnerable" a "casi amenazada". Un plan de recuperación basado en reintroducciones e introducciones en áreas libres de depredadores ha conseguido sacarla de la zona de peligro.
Se calcula que hoy existen entre 3.000 y 4.000 ejemplares maduros de la especie. El roedor, el único que queda de su género, crea una resina para construir sus nidos tan fuerte que puede llegar a durar miles de años si no se expone al agua.





martes, 27 de junio de 2017

Inédita cirugía para revertir vasectomía

Inédita cirugía para revertir vasectomía a león permite reproducción en zoológico chileno

Reuters
Jueves, 4 de Mayo, 2017 - 

Santiago de Chile -
Una cirugía para revertir la vasectomía de "Maucho", un león de un zoológico en Chile, permitió que sus espermatozoides fueran capaces de fecundar nuevamente tras un procedimiento médico pionero en el mundo que podría ayudar a la reproducción de especies amenazadas.

En una prueba del éxito de la intervención, los dos primeros cachorros de "Maucho" y "Masai", la hembra que dio a luz, fueron presentados el jueves en el Buin Zoo, un parque zoológico ubicado en las afueras de la capital chilena.
En la operación, que implicó meses de planificación y una cirugía de más de cuatro horas, se unieron bajo microscopio ambos extremos del conducto deferente que había sido seccionado a Maucho, un león de circo rescatado en malas condiciones.

"A nivel mundial nunca había sido reportado la reversión exitosa de una vasectomía en la especie de los leones. Es un hito del punto de vista de cómo preservar y mantener una especie de un zoológico", dijo a Reuters el urólogo y andrólogo de la Universidad Católica de Chile Marcelo Marconi.
Según Buin Zoo, este avance en la medicina veterinaria abre un abanico de opciones para la reproducción de esta especie en otros parques que podrán realizar la misma cirugía y contribuir a la sustentabilidad de las poblaciones de especies en peligro de extinción

La inédita cirugía ha despertado el interés de la comunidad científica internacional, por lo que expondrán los alcances de este procedimiento en un congreso de la Asociación Latinoamericana de Parques Zoológicos y Acuarios (ALPZA) que se realizará en Cuba. (I)